¿Por qué esta guerra campal?

No es sólo un clásico que se juega en la cancha, no son sólo blaugranas vs blancos viendo quién gana más títulos, ni dos técnicos defendiendo a su escuadra, es todo esto y más. Les dejo aquí el otro color del clásico español, Barcelona vs Real Madrid.

Desde que empezaron estos clásicos españoles, mucha gente me ha preguntado que por qué hay tanta euforia, si bien podría ser como un América-Chivas, que todo mundo comenta pero en un par de días ya pasó a la historia. ¿Qué es lo que realmente marca la diferencia entre Culés y Merengues? ¿Por qué tantos dimes y diretes? ¿Por qué tanta pasión?

Está de sobra decir que la rivalidad entre estos dos equipos tiene ya una gran historia sobre el campo de juego, pero esta lucha también desde hace mucho tiempo traspasó los límites de las canchas y trascendió a la política, la sociedad y la cultura. Catalunya ha luchado desde siempre por su separación de España. Madrid es la capital de España y el centro del gobierno. Así, punto. Catalunya no quiere ser parte de España y en muchas de sus actividades culturales, políticas y hasta religiosas, tratan de demostrar que no son parte de Espanya (como se escribe en catalán) y también se intenta enseñar que en el fútbol son diferentes.

Para la disputa de Copa del Rey, lo crean o no, el trofeo no era realmente tan importante para el Barça como trofeo en sí, a diferencia del Real Madrid. Gerard Piqué, en el primer derby del partido de Liga, arremetió contra los merengues en el túnel de vestidores diciendo algo así como: “Os quitaremos la Copa de vuestro Rey” y se dice que Pepe (que ni español es) le respondió con un escupitajo. Las palabras de Piqué fueron claras, no les importaba el título de Copa del Rey, que siendo sinceros es el título que menos importancia se tiene aquí en España. Lo que realmente importaba era demostrar que aquí en Catalunya, el Rey y su Monarquía sirven para nada. Finalmente no se consiguió el objetivo, el Real Madrid ganó la Copa del Rey, pero al pueblo catalán la verdad es que no le importó ver a los merengues alzar el trofeo (que a final de cuentas se les cayó y abolló muy pronto) lo que dolió en esta tierra de la butifarra y el pan con tomate, fue no demostrar su superioridad también en la cancha.

Después de una semana, llega la Champions League, que sí es importante como título a ganar para el quipo comandando por Guardiola y por primera vez vemos a un técnico que no pone la otra mejilla como nos tenía acostumbrados y responde duramente a José Mourinho. Respuestas que le valieron la alabanza y aplausos del equipo culé y que por supuesto motivaron fuertemente al equipo. Mourinho lucía muy sonriente y tal vez hasta confiado después de haber ganado la Copa del Rey y me atrevería a decir que no pensaba en la estrategia que tomaría el Barça para enfrentar el primer partido de la Champions.

El técnico portugués siempre ha sido un técnico controvertido, que arremete hasta contra el pasto, pero después de este primer partido ha perdido un poco la cordura y dentro del Real Madrid se han criticado sus palabras y declaraciones. En el partido de Liga, el Real Madrid empató jugando con 10 hombres y bien hicieron en presumir que lo habían logrado con una baja. En la Copa del Rey, el mal arbitraje ayudó un poco al equipo merengue. Y en este último enfrentamiento, el error arbitral concluyó en una expulsión a Pepe, que después del buen equipo que se supone que tiene el Real Madrid, no debió ser el punto para desequilibrarlo. En un crack team como lo son, no es posible que una tarjeta roja te haga perder la razón, no proponer fútbol y te regale a un CR7 que no recibió la ayuda de su equipo y que además se volvió desesperado dando balonazos a las barreras blaugranas.

Nada es imposible, pero el Real Madrid necesita un milagro para remontar lo que no pudo defender en su casa: “el honor español” y se enfrentará a poco más de 85 mil catalanes que claman separación e independencia. Pep Guardiola, catalán nato es un gran motivador, de equipos y de masas, cuenta con el apoyo de la Junta del Barça y ha pedido guardar silencio a sus jugadores respecto al juego que le dio la victoria al equipo blaugrana.

El Barcelona tiene hoy dos motivaciones: demostrar la superioridad sobre Espanya y por supesto ganar un título europeo. Tal vez a sabiendas de esto, es que Mou dijo en su rueda de prensa que ya ve perdida la Champions League para su equipo merengue y creo que acertó.

Está de más seguir hablando de tarjetas rojas bien o mal merecidas, está de más buscar pretextos, en este tipo de partidos juegas fútbol o pierdes. A darle vuelta a la página, que lo que se juega el Barcelona este fin de semana es el título nacional más importante, el de Liga y seguramente La Rambla y Plaza Catalunya serán el centro de los festejos, donde las banderas separatistas y los cánticos en catalán serán el color de todas estas victorias.

Espero que este relato me haya permitido hacerles sentir cómo se viven aquí los clásicos, lo que implica para estos dos equipos enfrentarse y habrá que ver si en un futuro podremos encontrar repercusiones para la Selección Española de fútbol, la Roja.

Los leo como siempre y les mando un gran abrazo desde la guapa Barcelona!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: