¡Visca el…! ¿quién?

barcelonaEl Real Madrid se dejaba ayer tres puntos en Mestalla y era la oportunidad perfecta para que el Barcelona diera un paso adelante, pero Luis Enrique puso el freno de mano, fue el técnico quien no supo dirigir a sus jugadores y no sólo por la suplencia de Neymar y Lionel Messi al inicio del encuentro, que desde el punto de vista deportivo no era tan descabellado, ya que los jugadores que disputarán la Copa América tenían permiso de volver a entrenar hasta el 2 de enero. Un viaje largo, como fue el caso de los dos delanteros, ambos volviendo de Brasil y Argentina podían pesar en el rendimiento sobre el césped y es mejor tener a dos jugadores sentados, que tener a dos jugadores cansados dentro del terreno de juego, seguramente esa fue la lógica de Luis Enrique…

El error del entrenador no fue dejar sentados a Leo y Ney, sino no saber cómo llenar ese espacio, aún cuando cuenta en sus filas con un gran goleador como Luis Suárez y con un enrachado Pedro que ya disfruta de hacer goles, de Munir mejor no hablamos porque el chico dejó de ser la sensación de la temporada muy pronto. Con la mirada viendo al suelo los azulgranas abandonaron Anoeta, con una derrota por la mínima pero con la pesadez de haberse dejado prácticamente casi todas las opciones de Liga, a menos que el Real Madrid decida devolver en algún momento el regalo anticipado de reyes de los culés.

El Barça atraviesa una profunda crisis, de eso no hay duda y parece que los directivos no han sabido encontrar la medicina indicada para aliviar los males, sino todo lo contrario, le han dado hielo al paciente de neumonía. La última dosis fue la ratificación del TAS a la sanción de la FIFA y en vez de trabajar en las oficinas por una mejora en la manera de hacer las cosas, se perdió el tiempo en lamentaciones, en victimismos y en debilitar más a esta junta directiva que ya está más que desquebrajada, dividida e incapaz.

No hay manera de justificar lo que sucede con este equipo, simplemente no se sabe a dónde va, sólo nos queda el recuerdo de dónde viene. Luis Enrique no ha encontrado la tecla y parece que el equipo le comienza a quedar grande, para decepción de muchos barcelonistas que veían en él a la única esperanza confiable después de Guardiola. ¡Llamemos a Klopp! un loco del fútbol que no intenta llevarse el protagonismo porque es un líder natural, que con su sabia locura podría inyectar de optimismo a este equipo, pero a Jürgen Klopp le gusta su Dortmund y le aburre el Barça, y ¿a quién no?. Al Barça le esperan semanas, meses y quizás un par de años de trabajo para reconstruir a un equipo fuerte, con una línea que seguir y con mucha ambición.

Luis Enrique no es amigo de la prensa, nunca lo ha sido en realidad y no tolera las críticas aunque bien podría usarlas como herramienta de mejora, pero su actitud abre más la brecha entre el aficionado y el Club, mientras que a la junta directiva del Barcelona se le comienzan a juntar varios problemas que no sabe solucionar.
Paciencia, este Barcelona podría terminar la temporada en blanco, un color que a ningún culé gusta…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: