En los asientos más caros del Camp Nou

campnou2Es ahí donde se critica con más dureza cualquier decisión mal tomada en el terreno de juego. Es ahí donde se debate sin llegar a nada, donde la cabeza no acepta una derrota y mucho menos el corazón… tampoco el bolsillo.

Es en los asientos más caros del Camp Nou donde se tiene mala memoria. Nadie recuerda todo lo que se ganaba hasta hace apenas poco más de una semana, mucho menos todo lo que se sufrió la temporada pasada para ganarlo todo. El Real Madrid les encendió la mecha de las pesadillas, esas que hace una década eran una realidad y de las que se sigue huyendo para que nunca vuelvan.

Ahí, donde cada quince días se sienta la misma persona desde hace 20 años, se habla de que ya es tiempo de vender a Messi porque no corre, de cómo se le ha escurrido al Barça la Liga en solo dos fechas y lo mal que se está presentando el escenario para visitar al Atlético de Madrid en el Calderón. Del Sevilla en la Copa del Rey aún no se habla porque para ello ya habrá tiempo para sufrir (y si se pierde hay que recordar que rápidamente la Copa española se puede convertir en un ‘chupito’).

Ese asiento vermell que hoy pertenece a un tal Jordi, ha escuchado a lo largo de su existencia muchas historias, muchas en tono pesimista. Su actual dueño cree que Arda Turan es el peor fichaje de Luis Enrique, nadie guarda registro de las cosas bien hechas por el turco, que si bien ralentiza el juego con sus cinco toques a balón, jamás ha dejado de entregar el alma desde el primer momento que pisa el césped y con el tiempo también aprenderá a dominar el primer golpeo de balón como sus veteranos compañeros.

El pecado del Barcelona es ser tan bueno. El pecado del culé es creer que de un día para otro se puede dejar de ser el mejor en aquel arte que se ha dominado desde hace tantos años y que tantas noches mágicas ha regalado. Es más fácil perder cuando nunca has ganado nada, pero duele demasiado no ganar cuando lo has ganado todo. El Atleti de Simeone pondrá a prueba este miércoles a un equipo blaugrana que ha sabido superar adversidades deportivas y otras muchas alejadas del terreno de juego.

Lejos quedaron los 12 puntos de ventaja sobre el eterno rival y cerca está el momento en el que el asiento más caro del Camp Nou exigirá ver a Messi correr como un tonto (la cuestión es que corra), a Luis Suárez vapuleando las redes del rival y a Neymar justificando su millonario contrato. Por suerte, para los hombres de corto esto no es una historia nueva  y ganarlo todo sigue siendo la prioridad.

En los asientos más caros del Camp Nou se les olvidó lo que es el fútbol.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: