El balón dejó de rodar

La Liga ya tiene dueño. El torneo de la regularidad ha premiado al Real Madrid, un equipo que lejos de ser Galático, no ha fallado a lo largo de la temporada. Hoy celebran en Cibeles, muy al estilo de Madrid, con bombo y platillo, con altavoces, luz, sonido estridente, con desenfreno, con simulación de tarde de toros, con desparpajo, porque después de un lustro, el Real Madrid de Zidane es campeón.
El Barça… el Barça fue el fallón del curso. Continuar fue el verbo que el equipo catalán no supo conjugar en presente, olvidó en pretérito y ni qué decir del futuro. Ese equipazo del inicio de temporada de Luis Enrique se fue desmoronando conforme avanzaban las fechas, lejos, muy lejos de aquel equipo del primer año del asturiano. Pero, ¿no se supone que era el mejor equipo que podía tener?, quizás sí, yo estoy segura que es un equipazo, pero el entrenador se llenó las manos, se atragantó, se cansó y después dijo “esta es la última y me voy”.

Al Real Madrid lo bendijeron los cabezazos de Sergio Ramos a balón parado. ¿Por qué ramosnadie se enfocó en detener esa confabulación del sevillano con Zizou?. En cambio, al Barcelona le abandonó por largo tiempo la magia de Neymar quien sumó más minutos en blanco que goles. Una vez más lo repito, Messi es el mejor del mundo, pero nunca será suficiente para cargar con todo aunque muchas veces su calidad nos haga dudar de ello.

Los culés dejaron ir la Liga en la Rosaleda, que nadie se queje si el Madrid la ha conquistado en el mismo campo de batalla. Dos goles, uno de Cristiano y otro de Benzema fueron suficientes para acabar con el equipo de Michel, quien muy en el fondo debe sentir cierta satisfacción. Quizás él y muchos madridistas están esperando ver el próximo tuit de Gerard Piqué.

Pues así las cosas, el equipo catalán espera tomarse el último chupito el 27 de mayo en el Vicente Calderón. De eso ya sabe mucho, es el Rey de Copas, pero le queda la asignatura pendiente de la regularidad para la próxima temporada, quizás Ernesto Valverde la recupere y se la devuelva al aficionado culé que esta noche en el Camp Nou dio una muestra de genialidad apoyando a un equipo que por una década le ha dado tantas alegrías, aunque esta vez se quedaron endeudados.
¡Fins la propera! (hasta la próxima), se escuchaba esta noche en los pasillos del Camp Nou. Caras largas pero sin sorpresa, pocos creían en el milagro. Algunos petardos se escucharon, quizás de algún merengue esperando meter el dedo en la llaga.  La ciudad de Barcelona, la que nunca para, duerme esta noche, aquí no hay nada que festejar.

Les dejo aquí el vídeo del homenaje de despedida a Luis Enrique:

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: