Injustos con Valverde

Es bien sabido, e incluso lo he experimentado, que generarse expectativas sobre algo es lo peor que uno puede hacer y el desenlace, casi sin excepción, será desastroso y doloroso. El fútbol es una de esas cosas que más expectativas nos genera a los aficionados, esas expectativas nos mantienen viendo los partidos de nuestro equipo cada semana e incluso nos animamos a gastar unos 100 euros por la camiseta de la temporada. Pero, ¿qué pasa cuando todo lo que nos ilusiona se esfuma?, pues pasa lo que estamos viendo hoy con los aficionados del Barça: ira, decepción, tristeza y ganas de encontrar un culpable que pague por todos los platos rotos.

Hoy, después del segundo tropezón del Barça en quince días, he visto cómo gran parte de los culés quieren la cabeza de Valverde, seguida por la de Rakitic, Coutinho e incluso Busquets. Nadie niega, ni siquiera el mismo Valverde que el partido en Anfield, sobre todo la segunda mitad, fue un desastre, tampoco nadie niega que el Valencia fue superior en la final de la Copa del Rey, pero decir que el Barça de Valverde no juega a nada es simplemente ridículo. Un equipo que no juega a nada no gana una Liga (con lo que ello implica), no llega a una semifinal de Champions (y de esa manera casi inmaculada) ni llega a una final de Copa del Rey (de manera perfecta). Dos noches, solo dos noches como la de Anfield y la del Benito Villamarín están poniendo la cabeza de Valverde en la guillotina.

Valverde no se va a ir y no se debe ir. La directiva azulgrana no piensa rescindir su contrato como no lo hicieron con el “Tata” Martino ni con Luis Enrique los cuales se fueron tras dimitir, así que si alguien quiere ver al “Txingurri” fuera de Can Barça será seguramente porque él dimita, el técnico extremeño cuenta hasta el día de hoy con el apoyo de sus jugadores y del presidente Bartomeu quien tras finalizar el partido ante el Valencia zanjó: “lo de hoy no es culpa suya”. La realidad es que el resultado de Anfield no fue culpa de Valverde y tampoco el de Copa, si bien coincidio en que me hubiera gustado ver a Arturo Vidal jugando los 90 minutos en ambos partidos, fuera de eso aún no logro entender cómo los experimentados jugadores del Barça perdieron de esa manera la cabeza en Anfield y olvidaron muy pronto que una noche tonta te deja fuera de Champions. La final de Copa es otra historia, Messi estuvo cerca de un golazo y Lenglet también también tuvo la oportunidad de cambiar el resultado, pero al final gana quien anota y no el que más lo intenta.

Al fútbol de hoy se le ha dejado de tener paciencia, el aficionado de hoy no cree en los proyectos y antepone los resultados a corto plazo. Valverde es parte de un proyecto en el que ya no están Xavi, Puyol, Iniesta, el “jefecito” Mascherano, jugadores que marcaban diferencia y eso es lo que necesita este Barça, jugadores que marquen la diferencia. Me parece que antes que cuestionar a Valverde, deberíamos hacerlo con Pep Segura. Valverde ha traído tranquilidad al vestuario azulgrana, es un técnico analítico y metódico, conciliador, cercano a sus jugadores, les habla sobre lo que está mal, no le gusta arriesgar demasiado y vive de retos, este par de golpes al final de la temporada estoy segura le hacen más fuerte y con más ganas de revancha. No por nada Messi quiere que el míster continúe.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: