Primer día de confinamiento en Barcelona

España ha decretado al menos 15 días de confinamiento, así que decidí que sería un buen momento para retomar mi blog.

El presidente de España, Pedro Sánchez, anunció la noche del sábado las medidas que se tomarían a partir de ese mismo momento tras declarar que entraba en vigor el “estado de alarma”. Escuchar eso, “estado de alarma” ya genera cierto temor, en algunos pánico, pero básicamente lo que se nos dijo fue: “Quédate en casa, es la única manera de contener al coronavirus”. Suena fácil, sí, sobre todo cuando tu primer día encerrado en casa es un domingo y además en España, donde generalmente todo está cerrado los domingos.

Aquellos que tenemos perro podemos salir a la calle para pasear a nuestro amigo y que haga sus necesidades. En mi caso es una bendición, Titán tiene mucha energía y exige con sus garras sobre mi brazo y gruñidos incesables salir a la calle cuando ya es hora. Cuando salimos hoy no tocó ver poca gente, pero quizás más de la que debería. Gente mayor caminando, otros jóvenes en patineta tomándose las cosas como un chiste, una mujer haciéndose selfies con la calle vacía y algunos turistas paseando, no sé qué verían, porque todo estaba cerrado.

Es curioso ver una ciudad con tanto movimiento como Barcelona casi desierta. Todos tenemos muchas dudas, desde los empresarios que no saben cómo pagarán a sus empleados hasta alguien como yo que me quedé a la mitad de una mudanza y no sé si podré acabarla antes de que tenga que entregar mi piso el 31 de marzo, porque los mudanceros ya me dijeron que ellos no salen de casa por ahora. ¿Y ahora?. Todos tenemos algo que solucionar.

En un mundo en el que la tecnología lo es todo, la información viene y va de manera estrepitosamente rápida. Twitter, Instagram, Facebook, Whatsapp, Telegram, Signal… todo está lleno de textos, imágenes, vídeos, memes, sobre lo que debes hacer, lo que no y muchas mentiras, porque eso sí, las fake news son peores que el mismísimo COVID-19.

Lávate las manos al menos 30 segundos, ¿sabes cómo lavarte bien las manos?, la mascarilla solo debe usarla un enfermo y los sanitarios, ¿sabes que la mascarilla solo tiene un uso y debe ser desechada?, ¿sabes cómo quitarte una mascarilla usada?, tose en tu codo, llama al 112 para emergencias, al 061 por si crees estar enfermo, no compres más comida de la que te vas a comer, ¿pero tú cuántas veces vas al baño en el día que te estás llevando 20 rollos de papel?.

Escuchar a alguien toser cerca de tí genera… ¡terror! Hoy mismo me tocó ver a una mujer estornudar en la calle, sin taparse la nariz y además reírse como si hubiera hecho algo gracioso. No pude evitar sentir cierto enfado, pero bueno… apenas es el primer día de confinamiento, me quedan al menos 14 días más y estoy segura que ya tendré tiempo para enojarme, preocuparme y demás cosas, porque de algo estoy segura: las cosas van a ir a peor.

Sé que los casos de contagio van a seguir aumentando, lo veo con los vecinos italianos, sé que desafortunadamente seguirá muriendo gente y sé que el confinamiento será mayor de 15 días. También sé que poco a poco todos vamos a irnos poniendo un poquito más histéricos conforme pasen los días y sigamos encerrados. Dice el gobierno que nos esperan momentos muy difíciles y duros, dicen los sanitarios que faltarán camas en los hospitales. Y si me enfermo yo… ¿quién va a cuidar a Titán?

Cuando viví en Cancún y me tocó el huracán Wilma, pude experimentar que en las crisis sale lo mejor y lo peor de las personas: la solidaridad, los atracos, la soledad, la compañía, el olvido, la caridad, el compartir tus cigarros. Decía Einstein también que en las crisis aflora la creatividad de las personas y hoy mis vecinos en la noche han hecho un videomapping en la fachada del hotel de enfrente junto con música electrónica a todo volumen. Un compañero periodista contaba en el grupo de Whatsapp que los vecinos se han puesto de acuerdo para organizar una noche de copas cada día después de dormir a los niños, eso sí, guardando al menos un metro de distancia entre cada vecino que asista, porque nos dicen que debemos estar al menos a un metro de distancia para no contagiarnos (tan fácilmente).

Por otro lado, como periodista y con mi vena de investigadora en medios de comunicación, he de reconocer que el tema me apasiona. ¿Cómo están informando los medios?, ¿de qué manera están contribuyendo para generar pánico entre la gente?, referirse a los enfermos como “infectados” ya genera muy mal rollo y muchos medios lo han hecho, pero curiosamente cuando los altos niveles de contagio llegaron a España cambiaron el discurso… Desde enero he criticado la actuación de muchos medios en el tratamiento del tema y sigo pensando que éstos tienen responsabilidad en las reacciones de pánico de muchas personas.

Bueno, y tratando de ver las cosas buenas, reconozco que ahora duermo hasta 12 horas sin remordimientos y tendré tiempo de sobra para ponerme a leer esos libros en cola que ya pidieron turno… Un último pensamiento antes de terminar este texto… ¿cómo nos va a cambiar el coronavirus la vida?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: